Auditoría


El modelo Polígono Empresarial de Calidad exigía contar con entidades líderes que lograsen aportar los factores esenciales de valor y prestigio en las áreas empresariales


Rigor y fiabilidad

Para lograr que la marca Polígono Empresarial de Calidad se afiance como un modelo con la máxima fiabilidad y rigor, CEPE decidió aliarse con AENOR como entidad líder y de referencia tanto a nivel nacional como internacional en el ámbito de la certificación de sistemas.

Se asegura así, al mismo tiempo, que AENOR aporte la independencia y la objetividad en la evaluación del cumplimiento de los requisitos definidos, mientras que CEPE aporta el rigor y el valor reconocido adicional a la marca y a los polígonos que la poseen.

Cooperación y sinergias para el modelo

Además, esta alianza permite a cada una de las dos entidades aportar la máxima cooperación y sinergias al modelo, centrándose en su expertise y especial valor.

Por un lado, CEPE se centra en su área de experiencia, promoviendo la búsqueda de la excelencia en la gestión de áreas empresariales, buscando y fomentando nuevas fórmulas y contenidos que hagan de estos espacios los principales factores económicos del territorio, al tiempo que sigue explorando nuevos servicios y nuevos contenidos para hacerlos más competitivos.

Y por otro, AENOR se centra en aportar su especialización y sus profesionales altamente cualificados en el ámbito de la auditoría y certificación para garantizar una aplicación y valoración homogénea del cumplimiento de los requisitos establecidos en la especificación.

De este modo, al tiempo que trabajan juntos cada uno desde su perspectiva, el objetivo de mejorar el enfoque de creación de valor de la marca para estos espacios empresariales y las empresas que se asientan en ellos será cada vez más evidente y fuerte.


Gracias a esta cooperación estratégica se ha definido un sistema que se centra en los cinco niveles de requisitos que la Marca considera como esenciales para reconocer y evidenciar la calidad de un polígono empresarial.

Estos factores asumen un esquema piramidal, partiendo de los aspectos urbanísticos y legales hasta la involucración con la sociedad y el territorio en el que se encuentra aquél instalado.

De este modo, la marca Polígono Empresarial de Calidad se centra en validar los contenidos y analizar la aportación de valor de cada polígono, atendiendo a una mejora continua y a un modelo de utilidad y servicio empresarial y público.

Una vez finalizado el proceso de auditoría, AENOR emitirá su informe que trasladará al Comité de Certificación, órgano colegiado encargado de decidir, aprobar o denegar la concesión de la marca