Factores esenciales

 

Certifica los factores claves de calidad

 


La certificación se centra entonces en evidenciar objetivamente el cumplimiento del conjunto de factores que, desde la experiencia, se entienden como esenciales para considerarlo de calidad, desde los aspectos esenciales urbanísticos hasta la prestación de servicios de valor e influencia social en el territorio.

Se logra así que, la marca Polígono Empresarial de Calidad, asuma e interiorice un proceso de abajo a arriba en los principales factores que se identifican en el modelo como esenciales para que cualquier polígono se reconozca como de calidad.

Requisitos de regulación urbanística

En primer lugar se parte de la visión de los requisitos urbanísticos y de asunción de la titularidad del polígono.

La marca, tal y como detalla, entiende que un polígono que no cumple con este requisito difícilmente puede ser de calidad. CEPE es consciente de las múltiples situaciones de falta de garantía jurídica y de indefensión que en muchos casos se encuentran las empresas instaladas en algunos polígonos en los que o bien no están recepcionados por los titulares finales o bien no cumplen con el concepto de suelo urbano para poder realizar su actividad.

En todo caso, el objetivo fundamental es asegurar y verificar que el espacio sobre el que se asienta el polígono está adecuadamente ordenado y regulado, evidenciándose la seguridad jurídica necesaria para el asentamiento de las empresas.

Requisitos de titularidad del espacio y las infraestructuras

Seguidamente, el Modelo se centra en asegurar que las empresas instaladas o que se instalen en el polígono pueden desarrollar su actividad con normalidad, comprobándose que existe un agente responsable claramente definido que asume la titularidad y las infraestructuras del mismo.

Ello supone que las infraestructuras tienen que estar completamente en servicio para aquellas fases o etapas ejecutadas y donde ya estén asentadas las empresas.

Además, en relación con la titularidad, ésta debe quedar evidenciada a través de la documentación o registros que se observen necesarios durante el proceso de auditoría.

Requisitos de infraestructuras y servicios básicos

Por otro lado, el modelo analiza también el nivel de cumplimiento en materia de capacidad y estado de las infraestructuras y demás servicios básicos.

En este sentido, el objetivo general es asegurar que las empresas instaladas o que decidan instalarse en el polígono empresarial dispongan de unas infraestructuras y unos servicios básicos acordes a su tipología y actividad.

Se entrará, por tanto, en la valoración de los requisitos relativos a la gestión y adecuación de las infraestructuras en servicio (saneamiento, abastecimiento de agua, viales, alumbrado público, telecomunicaciones, etc.).

Cabe mencionar por último, que en este apartado se da también especial atención a los requisitos relacionados con las infraestructuras para emergencias, aspecto que cada vez cobra más importancia en todos los polígonos empresariales.



Requisitos vinculados a la gestión de los servicios básicos

Estrechamente relacionado con el punto anterior, el Modelo también entra en la obtención de evidencias en todos los aspectos relativos a los servicios básicos.

Se incluyen aquí los servicios para la movilidad, la limpieza de zonas públicas, gestión de residuos o servicios relacionados con la seguridad.

Para cerrar este apartado, el proceso de certificación abarca también la obtención de aquellas evidencias sobre las actividades de promoción y visibilidad del polígono empresarial que se lleven a cabo, de tal modo que se ponga de manifiesto el conocimiento y la difusión entre potenciales clientes, así como para la propia puesta en valor del mismo y de su entorno, empezando ya a buscar registros de su influencia social y territorial.

Requisitos relacionados con la entidad de gestión

En este apartado es el momento de evidenciar la labor y la actividad desarrollada desde la entidad de gestión del polígono empresarial.

Aclarar, en este caso, que la Marca Polígono Empresarial de Calidad entiende como entidad de gestión "aquella de carácter público, privado o mixto, que tiene capacidad y vocación de mejora de las infraestructuras y servicios del área empresarial, o que aglutina el interés o la legitimidad como representación de las empresas y usuarios del área, con la capacidad de interlocución necesaria ante las partes interesadas".

Se trata entonces, de asegurar que el área empresarial cuenta con una entidad que la representa, actúa como su interlocutora y auna los intereses y demandas de las empresas en ella asentadas, asumiendo su liderazgo en la relación con terceros y en la mejora de sus condiciones.

También se entra en esta sección en el enfoque que la entidad de gestión da a las demandas y necesidades de las empresas instaladas, comprobando que dispone de información actualizada al respecto.

Por último, el Modelo también analiza en este punto si la entidad de gestión ha desarrollado, implantado y tiene actualizado un sistema de gestión orientado a resultados y enfocado a las empresas.



Requisitos relacionados con los servicios de valor

Se continúa el proceso de revisión del cumplimiento de los niveles de calidad establecidos por la Marca asegurándose de que la entidad de gestión pone a disposición de sus empresas las mejores condiciones para aquellos servicios de valor que éstas demandan o requieren, buscando en todo caso el equilibrio entre el uso de los recursos propios y la capacidad o posibilidades de ejecución.

En todo caso, dentro de este apartado se hace la correspondiente distinción entre aquellos servicios prestados por o a través de la entidad de gestión y aquellos otros accesibles, priorizados y enfocados a las demandas de las empresas y agentes involucrados a través de otras entidades con las que se colabore, primando en todo caso la eficiencia y a las condiciones de prestación de los mismos.

Por último, aunque no menos importante, el modelo también incide en la evaluación de los requisitos relativos al seguimiento y mejora continua de los servicios de valor prestados, analizando la actividad abordada en este sentido.

Requisitos de influencia social

En este último apartado, la Marca de Polígono Empresarial de Calidad incide en revisar y documentar la asunción que la entidad de gestión (y, por lo tanto, el polígono) hace en materia de responsabilidad social, aportando a su entorno un mayor valor que el meramente económico, buscando también un mayor arraigo y consolidación de los lazos que contribuyan a garantizar su sostenibilidad en el tiempo.

El proceso de auditoría se centrará pues dentro del análisis de este apartado, entre otros, en los requisitos relativos a liderazgo y compromiso, en los requisitos a la consideración de necesidades y expectativas de las partes interesadas, en el apoyo al empleo y al emprendimiento, a la comunicación y a la propia colaboración y generación de sinergias.